Rurality Home en Facebook Rurality Home en Instagram

Inicio >> La Alberca y su entorno >> La Alberca >> La Loa de Nuestra Señora de La Alberca será Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial

Rurality Home
La Loa de Nuestra Señora de La Alberca será Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial

  • La Loa de Nuestra Señora de La Alberca será Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial

El Boletín Oficial de Castilla y León publica este martes la incoación del procedimiento para declarar Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial, la Loa de Nuestra Señora, en la Alberca (Salamanca)

RESOLUCIÓN de 15 de marzo de 2021, de la Dirección General de Patrimonio Cultural, por la que se incoa procedimiento para la declaración como Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial de la Loa de Nuestra Señora, en La Alberca (Salamanca).

La Loa de la Asunción de Nuestra Señora, popularmente conocida por los lugareños como La Loa, es una obra de teatro popular representada en la fiesta patronal de La Alberca (Salamanca), el 16 de agosto en honor de la Asunción de la Virgen. Con unos orígenes que se remontan al siglo XVII, su representación se ha llevado a cabo sin interrupción hasta la actualidad, gracias a la participación de los miembros de la comunidad, que participan activamente lo que constituye la base de su identidad.

La Loa de la Asunción de Nuestra Señora, popularmente conocida por los lugareños como La Loa, es una obra de teatro popular, representada en la fiesta patronal de La Alberca en honor de la Asunción de la Virgen, que tiene lugar el día 16 de agosto, a media mañana, en un tablado al aire libre que se monta en la plaza de la iglesia. La Loa pertenece al género de teatro menor conocido como «loa», en particular a la «loa entremesada», mezcla de los elementos de la loa con los del entremés, en la que se plantea, a modo de moralidad, la arquetípica lucha entre el mal y el bien, con el triunfo final de este último. Su argumento es sencillo. Unos mozos lugareños –«los Galanes»–, se encuentran con un rústico pastor «el Gracioso»–, cuando van camino de asistir a la fiesta que en La Alberca se celebra en honor de la Asunción de la Virgen María. El diálogo entre ellos y la comicidad del Gracioso provoca las risas de los espectadores. Decididos a acudir a la fiesta, se encuentran con el Demonio que trata de impedírselo. Pero es inútil, porque en ese momento sale el Ángel que, por mandato divino, vence al Demonio, lo manda al infierno y libera a los lugareños, que acuden, así, a los oficios religiosos de la celebración festiva. Se trata de una obra de teatro popular, que mezcla elementos religiosos y profanos, elementos rústicos y alegóricos, y que participa de lo que eran las moralidades medievales, en la medida en que invita a los vecinos a seguir el camino del bien, evitando caer en el mal, esto es, ser devotos de la Virgen María y seguir el camino de las siete virtudes y evitar las tentaciones del Demonio y, también, evitar caer en los siete pecados capitales. Sus orígenes se remontan al siglo XVII, según consta en diversos documentos de protocolos notariales del Archivo Histórico Provincial de Salamanca, e incluso al siglo XVI, si atendemos a la Colección de autos, farsas y coloquios (conocida como Códice de Autos Viejos, manuscrito atesorado en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid), donde aparecen dos piezas tituladas Auto de la Asunción de Nuestra Señora.

 

La representación de la Loa de la Asunción de Nuestra Señora que tiene lugar en el Solano Bajero, una plaza que rodea a la iglesia parroquial, en un tablao al aire libre, comienza con anuncio de «el Esquilón», una de las campanas de la torre de la iglesia que recibe ese nombre y que sirve también para anunciar, con media hora de anticipo, la inminencia de la misa o de otro acto litúrgico o religioso. Los vecinos y forasteros visitantes asisten a la representación de pie o sentados en los bancos y sillas, que ellos mismos CV: BOCYL-D-30032021-20 Boletín Ofcial de Castilla y León Núm. 62 Martes, 30 de marzo de 2021 Pág. 16034 llevan a la plaza. Asimismo, suelen llevarse a la representación «palmeros», bandejas o cestillos alargados y planos, realizados con mimbre entretejido, con bizcochos, rosquillas y turuletes (un tipo de dulces) para tomar y convidar a familiares, amigos y gentes próximas. Las autoridades, tanto civiles como eclesiásticas, se sientan en un lugar preferente frente al escenario. Es el alcalde quien da la orden del inicio de la representación. Entre los personajes de la obra, los más destacados y vigorosos por crear una mayor tensión dramática o cómica, son los del Demonio y su corte de pecados capitales, y en contraposición el Ángel, acompañado por las siete virtudes representadas por siete niñas y la serpiente, una figura de madera, animal de cuatro patas, a modo de dragón de siete cabezas. Pero sin duda, el verdadero conductor del espectáculo dramático Albercano es el personaje del Gracioso perteneciente como los Galanes al mundo pastoril que con sus parlamentos y ocurrencias, llenos de picardía y de comicidad, provocan de continuo la risa en los espectadores. El arranque de la Loa de la Asunción de Nuestra Señora es una introducción o introito que recita el personaje del Gracioso: Se oye un cantar que alude a la alegría de los vecinos por celebrar la ascensión a los cielos de la Virgen. Lo oye el Demonio, quien, enfurecido, sobre la Serpiente, convoca a todas las fuerzas cósmicas y maléficas, así como a los pecados capitales, para que aniquilen a todas las fuerzas del bien y triunfen en el mundo las del mal. Tal intervención culmina con el complejo artilugio de pólvora y truenos en torno a las siete cabezas de la Serpiente, que el demonio prende y comienzan a silbar y terminan explotando, provocando la estampida de los espectadores. La indumentaria de estos personajes es la misma, año tras año, lo que facilita la identificación visual por parte del público de cada uno de los participantes.

 El Demonio viste de negro, con una casaca de amplias mangas, con forro interior encarnado y un gran triángulo invertido a modo de corazón trazado con cintas de colores en el pecho. Su cabeza va tocada por un peculiar gorro negro de forma cónica. En sus manos, porta una caña. El Gracioso, que es un rústico pastor de cabras, va caracterizado con unos zahones, una blusilla corta, un zurrón, unos cuernos y unos cencerros, más una cachiporra, rematada con una enorme y rugosa bola de madera con la que amenaza al Demonio. Los dos Galanes van vestidos de serrano, con la indumentaria masculina antigua (camisa y botonadura de oro, chaleco, calzón y calcetas), y llevan, camino de la fiesta, un tamboril y una gaita, más una bota de vino. El Ángel es una joven que lleva una túnica blanca de tela brillante, del cuello a los pies, ceñida por la cintura, más una diadema en la cabeza que le recoge el cabello, y una espada, con la que intimida y vence al Demonio. Los siete pecados capitales, representados por niños, llevan vestimentas oscuras, imitando las del Demonio, mientras que las siete virtudes, representadas por niñas, llevan túnicas blancas, que imitan las del Ángel. Los actores y actrices de la Loa de la Asunción de Nuestra Señora son los propios vecinos y vecinas del pueblo, que, voluntariamente, se ofrecen para realizar la representación. A fuerza de representarlo año tras año, el texto de la Loa o partes del mismo se lo saben de memoria, lo que permite a los vecinos encarnar sin problemas cualquier papel de la obra y que nunca falten actores para la representación.

Es una tradición que determinadas familias del pueblo encarnen determinados papeles y los van representando año tras año, pasando de padres a hijos e incluso nietos. El texto de la Loa de la Asunción de Nuestra Señora es un texto anónimo en verso, en el que encontramos innumerables rasgos que lo relacionan con las loas y entremeses CV: BOCYL-D-30032021-20 Boletín Ofcial de Castilla y León Núm. 62 Martes, 30 de marzo de 2021 Pág. 16035 del teatro barroco español, tanto en el lenguaje, la versificación y la métrica, como en el asunto y en los personajes. Posiblemente haya sido compuesto por algún personaje culto de la localidad, y el texto –del que se cuenta con cuatro textos editados–, que ha ido de mano en mano para su aprendizaje y la representación, ha sido compartido y retocado de continuo para cada una de las representaciones, siempre manteniendo su estructura invariable. La Loa de la Asunción de Nuestra Señora, de La Alberca, no constituye un caso aislado dentro del teatro popular en el ámbito rural del sur de la provincia de Salamanca, pero lo cierto es que es la única representación que subsiste, a excepción de una nueva loa de tradición moderna, la Loa de Nuestra Señora de Majadas Viejas, que siguiendo el modelo de la Loa de la Asunción de Nuestra Señora, creara el cura párroco D. Saturnino Jiménez Hernández y que se estrenara en 1954, habiéndose «tradicionalizado» desde entonces y siendo representada cada año en la romería primaveral de Nuestra Señora de Majadas Viejas. Entre los valores significativos y relevantes que confluyen en esta manifestación cultural, susceptible de su calificación como Bien de Interés Cultural, destacan en primer lugar una tradición con referencias documentales del siglo XVII, cuya representación se ha llevado a cabo sin interrupción desde esa fecha hasta la actualidad, gracias a la participación de los miembros de la comunidad, que participan activamente y que constituye la base de su identidad. Es el pueblo, con las diferentes familias que lo componen, empujado por la fuerza de la tradición, el auténtico protagonista de la Loa de la Asunción de Nuestra Señora. Por tradición determinadas familias del pueblo encarnan determinados papeles y los van representando año tras año, pasando de generación en generación. La especificidad y plasticidad de la celebración se caracteriza por este alto grado de participación e implicación de los miembros de la Comunidad, pero además por su interrelación con un importante número de elementos de interés histórico y cultural. Por un lado, el escenario de la representación, al aire libre con la iglesia y la plaza como centro de la representación; por otro lado, la indumentaria, que se ha mantenido inalterada años tras año lo que facilita la identificación de los personajes. A esto se unen las manifestaciones musicales y la gastronomía típica, con los turuletes dulces típicos que junto a los bizcochos y rosquillas.

Descargar Archivo adjunto
Logo Rurality Home

Reserva sin intermediarios mejor precio y servicio

CONTACTO

INFO

Política de Cookies

Condiciones Generales

Aviso Legal

 

Social: Salamanca Suite Studios en Facebook Salamanca Suite Studios en Instagram Salamanca Suite Studios en YouTube Salamanca Suite Studios en Pinterest Salamanca Suite Studios en Twitter

Diseño Web::internacionalweb

2021 © Ruralityhome | Nº de inscripción en el Registro de Turismo de Castilla y León: 37/0540

Reservar
Uso de Cookies
Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.