Rurality Home en Facebook Rurality Home en Instagram

Inicio >> La Alberca y su entorno >> Senderismo >> Pinturas rupestres en el valle de Las Batuecas

Rurality Home
Pinturas rupestres en el valle de Las Batuecas

  • Pinturas rupestres en el valle de Las Batuecas

las evidencias de ocupación ancestral abundan en forma de castros en varios lugares, pero destaca de una manera especial el conjunto de pinturas rupestres localizadas en el vecino valle de Las Batuecas. Diseminados en diferentes paneles rocosos, se rastrean allí más de 30 abrigos con pinturas, conformando uno de los más densos y notables conjuntos de Arte Esquemático Típico de la península Ibérica, realizados durante la Edad del Bronce. Otro de los secretos que atesora el valle, su conjunto de eremitorios nacido al rebufo del asentamiento allí del monasterio carmelitano de San José en el siglo XVII, también queda al descubierto en el paseo por las diferentes salas. Tanto que en una de ellas, incluso, hay que pasar de puntillas, entre la alacena y el camastro de un monje que reza de hinojos, en la ermita de San Elías, para no romperle su meditación.

Y como no todo ha de ser entramado de maderas y piedra, olor a chacina, bordado artesano y tradición, a las afueras de la localidad, de hechuras más contemporáneas, aguardan también dos lugares de visita imprescindible: la Casa del Parque, con información del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia, y el Centro de Interpretación de los grabados rupestres y el convento de San José de Batuecas (tel. 923 41 52 91). Este último acondicionado por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León. Su recorrido es una lección amena que ayuda a descubrir cómo los primeros habitantes de la sierra llegaron a ella mucho antes que los árabes: las evidencias de ocupación ancestral abundan en forma de castros en varios lugares, pero destaca de una manera especial el conjunto de pinturas rupestres localizadas en el vecino valle de Las Batuecas. Diseminados en diferentes paneles rocosos, se rastrean allí más de 30 abrigos con pinturas, conformando uno de los más densos y notables conjuntos de Arte Esquemático Típico de la península Ibérica, realizados durante la Edad del Bronce. Otro de los secretos que atesora el valle, su conjunto de eremitorios nacido al rebufo del asentamiento allí del monasterio carmelitano de San José en el siglo XVII, también queda al descubierto en el paseo por las diferentes salas. Tanto que en una de ellas, incluso, hay que pasar de puntillas, entre la alacena y el camastro de un monje que reza de hinojos, en la ermita de San Elías, para no romperle su meditación.

La Sierra de Francia es un lugar privilegiado. Por si contar con un largo reguero de pueblos bien compuestos no fuera bastante, tampoco le faltan un par de enclaves de fuerte arraigo espiritual, a los que, en buena medida, debe que la fama de sus encantos se haya difundido más allá de lo pensable. Uno es el mencionado valle de Las Batuecas. Antaño un lugar tan apartado y remoto que compartió con Babia y las musarañas la cualidad de excusa donde llevar el pensamiento para pintarlo de blanco. En el siglo XVII, gracias sobre todo a la difusión extraordinaria de una obra de Lope de Vega, acabó dándose por cierto que en ese valle profundo y escarpado, desconocido, salvaje y nunca dibujado en los mapas, habitaban tribus descendientes de unos godos escondidos allí para evitar la escabechina musulmana en su momento, gentes hurañas, huidizas, paganas y salvajes que andaban medio desnudas y adoraban al demonio con todas sus consecuencias. El caso es que los únicos habitantes del valle llevan en él, si bien con interrupciones, desde 1599, momento en el que se establece el monasterio, dale que dale a su “ora et labora” tan al margen de mitos y leyendas como ahora mismo lo están de los turistas que se acercan hasta las tapias del convento. Un cartel en la puerta del recinto monacal lo expone bien a las claras: “En el monasterio no hay nada interesante que ver”. Y es verdad. Mucho más excitante para el viajero es adentrarse por el fondo de este valle y dedicar tiempo a disfrutar de su naturaleza exuberante, buscar la ristra de viejas ermitas a las que los monjes en el pasado se retiraban durante meses o los abrigos con pinturas en las que nuestros ancestros dibujaban escenas de su vida cotidiana.

siempredepaso.es

Logo Rurality Home

Reserva sin intermediarios mejor precio y servicio

CONTACTO

INFO

Política de Cookies

Condiciones Generales

Aviso Legal

 

Social: Salamanca Suite Studios en Facebook Salamanca Suite Studios en Instagram Salamanca Suite Studios en YouTube Salamanca Suite Studios en Pinterest Salamanca Suite Studios en Twitter

Diseño Web::internacionalweb

2021 © Ruralityhome | Nº de inscripción en el Registro de Turismo de Castilla y León: 37/0540

Reservar
Uso de Cookies
Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.